Screenshot

El entenado en el Teatro Regio

 “El entenado”, el fundamental texto de Juan José Saer, llega a escena en el Teatro Regio. La adaptación libre y la dirección es de Irina Alonso, una brillante puesta que mantiene la poética de la novela. 

Cuando vi que estrenaba “El entenado”, con adaptación libre y dirección de Irina Alonso, me pregunté: ¿Cómo hacer que ese monólogo rescatado de lo más íntimo de la memoria, las descripciones, las percepciones poéticas del mundo, subieran al escenario? Esa era mi duda. Luego de verla debo reconocer que tanto la dramaturgia como la puesta en escena lograron lo que para mí era difícil de imaginar. El logro de esta puesta (musical y lúdica) de la mano de Irina es enorme. 

La obra transita dos relatos: uno sobre una compañía teatral española de 1570 y otro sobre la historia que ellos representan: la de El entenado, el grumete sobreviviente del asesinato de Juan Pedro Díaz de Solís y un grupo de sus marineros. Una obra dentro de una obra, ficción y realidad se atraviesan en un texto que a su vez narra la conquista de América, una historia de destrucción y violencia, que marcan de alguna forma nuestra identidad.

Claudio Martínez Bel compone a El entenado, el grumete cansado de contar la historia de su vida una y otra vez; Iride Mockert, Pablo Finamore y Aníbal Gulluni (autor de la música y el diseño sonoro) van cambiando con fluidez de personajes a lo largo de la obra,  los cuatro le aportan la fuerza necesaria para que la poética de Saer –con la dosis exacta de escenas de humor– permanezca sobre el escenario. Como en las obras de los teatros ambulantes de Europa del siglo XVI, surgen canciones, se ejecutan instrumentos y bajan telones pintados para crear escenografías. La ilusión está creada solo hay que disfrutarla. 

¿De qué trata la novela de Saer? (Puede haber spoilers)

La novela, uno de los textos fundamentales de Saer, fue publicada en 1983. Está contada en primera persona, el protagonista es un hombre que cuenta su azarosa vida. Saer toma un hecho histórico: un joven de 14 años que llega a América (para ellos las Indias) como aprendiz de marinero en la expedición de Juan Díaz de Solís, el primer navegante y explorador europeo en llegar al Río de la Plata en 1516. Este joven, sobreviviente de la matanza de los marinos, es “adoptado” por una tribu antropófaga. Pasa diez años con ellos, hasta que es rescatado por una nueva expedición. Justamente, “entenado” significa “ante natus”: antes de nacer, y se toma como adoptado o hijastro. 

¿Por qué verla?

Es una obra que transita temas como la memoria y la identidad, la aceptación de las diferencias con el otro. En El entenado se trata el encuentro con otra cultura, de la vida y la muerte como algo inseparable. También la percepción del mundo, la extrañeza que causa lo nuevo o lo distinto. Y la necesidad de que haya un testigo (s), un narrador de la verdadera historia. Nos invita a cuestionar y comprender las complejidades del choque cultural y la identidad, en una puesta que mantiene toda la poesía y la fuerza del texto de Juan José Saer. Imperdible. Un dato no menor: los jueves las entradas son a precio popular. 

 

Puede verse en el Teatro Regio (Av. Córdoba 6056), de jueves a domingos a las 20.

  • Valor de las localidades: Platea $ 7.000 Jueves $ 4.000