b

Estreno teatro: El fondo de la escena

Se estrenó en El Portón de Sánchez,  El fondo de la escena escrita y dirigida por Federico Olivera, una obra que aborda el problema de la identidad y el relato familiar. Todos los sábados a las 19.

En su tercer trabajo como autor y director, Federico Olivera toca temas como las relaciones familiares, los secretos, miedos, la identidad, la salud mental. También cómo funciona el sistema de salud, y sobre todo cómo se llevan los deseos personales, las elecciones de vida.  Lo bueno es que todos estos temas son transitados con la cuota de humor necesaria para sobrellevarlos desde la butaca.  ¿Cada uno tenemos un lugar predefinido en el rol familiar? ¿Podemos elegir qué rol tener dentro de una familia? ¿Qué pasa si nos rebelamos?

Todo sucede en un sanatorio que se está desmantelando por quiebra. Allí llegan tres hermanas, cuya madre fue internada de urgencia en terapia intensiva. A una de ellas la acompaña su novio. A su vez, en algunos pisos de ese sanatorio se está filmando una película de terror clase B. En escena entra el asistente de dirección y una chica desequilibrada que deambula en las salas de espera. También hay una enfermera muy particular. Y todos ellos comienzan a trabajar de extras en el filme.

Más allá del drama familiar de tener a la madre internada, la dinámica entre los personajes resulta por momentos muy hilarante. La personalidad de cada uno queda expuesta, así como viejas rivalidades. La inmersión de la filmación de la película es muy disruptiva y suma humor. Ficción y realidad se superponen por momentos. Algunos memorables. 

Vale la pena ver El fondo de la escena, una pieza con varias capas de lectura, con un elenco que se destaca por su trabajo (Fernanda Bercovich, Fabiana Brandán, Fiorella Cominetti, Lautaro Murua, Fernanda Pérez Bodria, Catalina Piotti y Santiago Zapata), y una escenografía muy bien lograda, con los típicos biombos de hospital, con los que de un modo fluido y orgánico arman y desarman diferentes espacios dentro del sanatorio. Es de esas obras que en el cafecito post teatro se vuelven a comentar las escenas, y logra hacernos reír pero también nos hacer pensar (y debatir). ¿Qué seríamos capaz de dejar, o no, en pos del mandato familiar?

El portón de Sánchez, Sánchez de Bustamante 1034, CABA. Sábados a las 19. Duración: 85 minutos. 

Ficha técnica:

Vestuario: Soledad Cancela  y Jose Vecchietti – La Moderna

Arte: Natalia Byrne y Ezequiel Galeano

Iluminación: Matías Sendón

Asistencia de dirección: Luciana Castelloni y Abril Tula

Dramaturgia y dirección: Federico Olivera