senora-de-rojo-sobre-fondo-gris-12

José Sacristán, en «Señora de rojo sobre fondo gris»

Es una obra basada en la novela homónima de Miguel Delibes, autor de “Los santos inocentes”. Luego de una gira exitosa por España recala en Argentina.

Cuando José Sacristán era chico, allá en Chinchón –el pueblo donde se crió cerca de Madrid– se ponía unas plumas en la cabeza para jugar a ser un comanche y hacérselo creer a su abuela. Ese juego para crear personajes, no se perdió en el tiempo, todavía cuando se sube a un escenario, a sus 85 años, vuelve a ponerse esas plumas en su cabeza, con la misma seriedad de un niño cuando juega. Como él mismo contó en la conferencia de prensa que dio en el Teatro San Martín, por el estreno del unipersonal Señora de rojo sobre fondo gris, con funciones hasta el 30 de julio, en la sala Casacuberta, de martes a domingos a las 20.30 horas, y también los días martes 18 y 25 de julio a las 18.30. 

Esta obra está basada en la novela homónima de Miguel Delibes (autor de «Los santos inocentes”), y según el actor es “el proyecto más personal de toda su carrera”. Cuando Sacristán leyó la novela pensó en llevarla al teatro, y le consultó al autor, también amigo, pero él le negó los derechos. Luego de su muerte, fueron los hijos quiénes se los otorgaron y así comenzó el largo viaje de esta obra conmovedora. 

El propio Sacristán intervino en la adaptación del texto, junto con José Sámano e Inés Camiña. Señora de rojo sobre fondo gris cuenta la historia de un pintor, Nicolás –con muchos años en el oficio– que se encuentra bloqueado, no ha podido pintar desde la imprevista muerte de su mujer. La novela fue publicada en 1991 y está centrada en la relación que Delibes mantuvo con su mujer, Ángeles de Castro, la enfermedad y el proceso que la llevó a la muerte a los 48 años, en 1975.

Es una obra que habla de la pérdida, pero también de la felicidad, un tributo al gran amor de su vida. Un monólogo que dura unos 85 minutos, con una escenografía minimalista, y con la maestría de Sacristán sobre el escenario, con sus silencios, su expresividad, creación de climas, ya conocidos. 

Luego de presentarse en el San Martín, lo hará en gira por San Juan, Mendoza y Montevideo, para volver a recalar, en septiembre, en la Avenida Corrientes, pero en el teatro Astros. Una despedida para una obra que arrancó hace cinco años en Madrid, recorrió España y ahora pisa la Argentina, país que siempre recibió muy bien al actor, un afecto doblemente compartido.

Podés comprar las entradas aquí