6 NANNI MORETTI

El último filme de Nanni Moretti

Llega a los cines el 16 de mayo: Lo mejor está por venir ( Il sol dell’ avvenire, título original). Un viaje emocionante, lleno de humor, nostalgia y crítica social. Una reflexión sobre las complejidades de la vida y el arte en un mundo en constante cambio. 

En Lo mejor está por venir,  el último filme de Nanni Moretti, convive el espíritu de toda su obra con una gran dosis de autorreferencias –no sería un filme de Moretti si no las hubiera– y un sincero homenaje a toda la tradición del cine italiano y a sus grandes maestros, como Risi, Comencini, Scola y por supuesto: Federico Fellini. No deja afuera las grandes canciones italianas de toda la vida, que la platea tararea por lo bajo. 

El cine dentro del cine. El protagonista es Giovanni, un director interpretado por Moretti –un alter ego con el mismo nombre–, que emprende la filmación de una película ambiciosa: un musical que recrea la historia del Partido Comunista Italiano y su postura frente a la invasión soviética de Hungría en 1956. La llegada a un barrio de Roma de un circo húngaro en esa fecha tan particular comienza a generar fricciones entre los miembros del partido. 

Margherita Buy personifica a su mujer.


La trama sigue los pasos de este cineasta metido de lleno en su proceso creativo, que despotrica contra todo, y se debate entre su nostalgia por un pasado que añora y su lucha por comprender las dinámicas de una sociedad contemporánea, incluida la de la industria del cine, que pierde la identidad para convertirse en productos vendibles a plataformas de streaming, o que hace uso banal y sin sentido de la violencia (dos secuencias memorables del filme). Una realidad que le resulta ajena y no termina de entender.
Pero tampoco comprende, o maneja bien, sus relaciones personales: con su mujer (productora de todas sus películas) y hasta con su hija y su nuevo novio. Todo parece estar dado vuelta, para este director incomprendido, con una insólita visión sobre las personas y las cosas.

“Quería que la película siguiera el flujo de los pensamientos y emociones de Giovanni. Para ello, a la hora de contar una historia (o más bien varias historias), necesitaba un guion amplio y libre, capaz de contener diferentes, capas, tonos y estilos. La película atraviesa diferentes crisis y luego las supera gracias al cine, que tiene el poder mágico de hacernos redescubrir la ligereza y el deseo de ser felices. A pesar de todo”, dijo Nanni Moretti en sus notas de director sobre el filme. De eso se trata, de ser feliz. 

La película atraviesa diferentes crisis y luego las supera gracias al cine, que tiene el poder mágico de hacernos redescubrir la ligereza y el deseo de ser felices. A pesar de todo, dijo Nanni Moretti

 

También esta vez, recorre la ciudad de Roma, pero no en una Vespa como en Caro diario (1993), sino en un monopatín eléctrico. Aquí junto con Mathieu Amalric, quien personifica al productor del filme.

Como en un cóctel con sello Moretti, se mezclan todas las obsesiones del director italiano: la familia, las películas que lo marcaron, la vida en pareja, el compromiso político, el PCI y la función de la Izquierda actual como tema inamovible, el miedo a quedar solo y fuera de todo. Muchas capas y conflictos que se sobreponen. Y como en todo cóctel, uno de los elementos que logra el equilibrio perfecto entre la tensión dramática y el humor es el elenco. Encabezado por Moretti y acompañado por actores como Margheritta Buy y Silvio Orlando, aporta una química única que equilibra a la perfección estos componentes y le da ese tono conmovedor e irónico y, por momentos, absurdo e hilarante que tiene el filme.