Antigourmet10

Los 10 años de los Antigourmet

Antigourmet es un movimiento gastronómico, formado por un grupo de cinco amigos, que revaloriza los bodegones, fondas y parrillas con platos abundantes, ricos y sin pretensiones.  Para festejar sus 10 años de vida, lanzaron «La Biblia y el Bodegón», un libro de historias gastronómicas muy ágil y sabroso de leer.

¿Que tienen en común el básquet y lo gourmet? El primero fue el que llevó a un grupo de cinco amigos a buscar lugares donde pudieran comer mucho y rico post partido. Espacios que ofrecieran platos abundantes, y sin pretensiones. Lo principal era comer bien. Así, estos encuentros post básquet que empezaron hace diez años fueron transformándose para convertirse en el movimiento gastronómico y de contenidos transmedia independiente llamado Antigourmet

“Nosotros veníamos del interior y no nos sentíamos representados con el contexto gastro de Buenos Aires en 2014. Decidimos armar una guía de locales, bodegones, cantinitas, fondas, y comederos, es decir, lugares que para nosotros representaran qué era realmente la gastronomía argentina”, dice Matías Pierrad, quien junto a Facundo Vozzi y Román Battiato -los tres oriundos de Junín-, Martín Pait -de Máximo Paz, provincia de Santa Fe-, y a Nicolás Beaumont, único porteño, crearon Antigourmet.

Cada uno anotaba en libretas lo que rescataban de los lugares a los que iban para publicar esas reseñas más que sinceras, y sin ningún tipo de censura, en un blog que llamaron “Antigourmet”. Matías era el encargado de narrar las reseñas. Luego, más tarde llegó el mapa y la app para que todos pudieran tener acceso al recorrido. También llegaron las juntadas, y así se fue creando una comunidad fuerte, totalmente orgánica y participativa.

La primera juntada con sus seguidores fue para S.O.S Bodegón, una acción improvisada en Facebook al enterarse de un local que estaba a punto de quebrar. La propuesta era simple: ir todos juntos a comer entrada, principal y postre, un martes, el peor día de la gastronomía, y llenar las mesas del salón. Fueron muchas las veces que hicieron acciones similares, y  con su ayuda evitaron el cierre de muchos restaurantes.

Hace 5 años inauguraron La esquina del Antigourmet, en Soler y Ravignani (Palermo), con la cocina a cargo de Fabricio Potenga y Facundo, maestro cervecero. Con un detalle: si tenés más de 80 años, comés gratis.  El plato emblema: un sánguche de milanesa estilo tucumano para compartir, con provenzal. Además, hay de bondiola, buñuelos de acelga, tortilla, papas fritas, tapas, picada. Antigourmet también en pandemia se puso al frente del bufet del Club Círculo UrquizaRoosevelt 5345. Su carta es similar a la de La Esquina pero se suma cafetería, tostados, conos de papas, panchos y hamburguesas. Además, cuenta con su primera franquicia en Junín, en la estación de servicio VOY, sobre Ruta 7, que ofrece empanadas de cordero, de osobuco, unas provoletas espectaculares, tortillas, picadas y sánguche de milanesa con historia local. 

Sus historias en formato libro

Para festejar sus diez años de vida, Antigourmet lanzó La biblia y el bodegón de la mano de editorial Área de Picnic. Escrito por Matías Pierrad en una narrativa con humor y simplicidad, pero también con el ojo del experto comensal que disfruta de la buena comida. Son 272 páginas con cuentos, historias y muchas anécdotas recogidas en esta década de existencia. Las ilustraciones son de Pupé, quien desde siempre dibujó el universo Anti.

Historias de mozos reales, poemas sobre los objetos sagrados: paneras, bandejas, escarbadientes (que escribió Julio, papá de Mati) y una sección como el Lenguaje de señas Antogourmetero, señas para indicar a los mozos.  No se trata de una guía de bodegones, (aunque al final de cada capítulo hay un QR para ver dónde comer) es un libro de historias gastronómicas, y de las personas que las transitan y las hacen posible, con toda la sabiduría del buen comer.