Villa II MONDONGO

Mondongo en el MALBA, con la obra Manifestación

A partir del 14 de junio, MALBA presenta «Manifestación», del dúo Mondongo, un homenaje a Antonio Berni, a 90 años de la creación de su emblemática obra homónima, pieza central del arte argentino del siglo XX. 

Mondongo es el colectivo de arte formado por Juliana Laffitte y Manuel Mendanha. Artistas argentinos que trabajan colaborativamente desde 1999. Los diversos e inusuales materiales que componen sus obras no son elegidos al azar. Tampoco lo son las narrativas que se superponen en ellas: los sistemas de poder, el trabajo, la economía, los excluidos. No sólo los une estas temáticas con Antonio Berni, tal como el pintor rosarino, durante más de dos décadas los Mondongo domesticaron muchos materiales. Migas de pan, cadenitas de oro, espejitos de colores, hilos y plastilinas fueron fundamentales para pintar y moldear. “Berni es un artista central en nuestra producción, porque de alguna manera nos abrió el camino para pintar el mundo con materiales diversos y cargados de sentido”, aseguran los artistas.

Se podría decir que los Mondongo cumplieron un sueño, esos que se amasan como la plastilina que usan en sus obras. “En la primera reunión que tuvimos con el equipo del MALBA, contamos que teníamos un deseo rondando hacía muchos años, de hacer un diálogo con la obra Manifestación, de Berni. Nunca ni en nuestras más locas fantasías hubiésemos creído que no solamente nos dijeran que les parecía bien, e interesante, sino que nos propusieron bajar la obra de Berni. Realmente para nosotros fue un shock por esta oportunidad única”, contó Juliana en la presentación de la muestra. 

Manifestación (1934) de Antonio Berni es una pieza clave de la Colección Malba, habitualmente forma parte del núcleo “Transformar lo social” en la exposición Tercer Ojo. Colección Costantini en Malba, exhibida en el Nivel 1 del museo. Para esta exposición (hasta el 23 de septiembre), la obra bajó a la sala del nivel -1. Berni la pensó como un mural transportable para ser exhibido en huelgas y mítines políticos. Para hacerla utilizó referencias de fotografías (ver recuadro), encuadres cinematográficos y puntos de vista múltiples.

Los Mondongo también utilizaron el recurso de la fotografía. “Cuando Berni utilizó este formato era otro mundo, fue uno de los primeros que trajo una cámara desde Europa, fue como un avance técnico en el uso de la fotografía como inspiración. En este momento nos pareció que era interesante utilizar la fotografía desde otro lugar. Lo que hicimos fue hacer fotografías de retratos con la gente a la misma hora, en el mismo lugar, con la misma luz. Era muy importante que tenga la coherencia lumínica de la obra de Berni”, señaló Manuel.

Muchas de las caras que forman la obra de Mondongo son reconocibles, personas cercanas al dúo creativo. “Elegimos personas que conocemos y que tenemos una conexión espiritual, nos ayuda a buscar de otra manera la intensidad de la mirada, buscamos plantear una danza con la mirada”, dijo Juliana. “Nosotros somos retratistas de toda la vida y siempre cuando decimos retratar gente buscamos que sea gente cercana. Nos dimos cuenta que retratando a la gente que nos circundaba, nuestro entorno, conformamos una ternura que podía representar lo que estaba sucediendo en la sociedad actual.  Entonces, en un punto no importa quiénes son, lo que nosotros queríamos expresar era la heterogeneidad que conforman las distintas carencias que llevan a manifestarse, y a su vez expresar la necesidad que los unen”, completa Manuel.

Un diálogo 90 años después

Hay que bajar la escalera que está al costado de la tienda del museo. Una gran instalación de sitio específico, hace la función de pasadizo a la sala de exposición, ubicada en el Nivel -1 del museo. Representa los asentamientos de viviendas precarias surgidos en la Argentina en la segunda mitad del siglo XX, y que las distintas crisis económicas que atravesó el país provocó su crecimiento continuo hasta hoy. 

Los Mondongo, Juliana Laffitte y Manuel Mendanha junto a la obra Manifestación de Antonio Berni, realizada en 1934.

Al ingresar a la sala en penumbras se destacan dos obras de gran formato que dialogan en espejo. De un lado “Manifestación” de Antonio Berni, donde el escenario es el barrio de Refinería de Rosario. Del otro, justo enfrente, la versión contemporánea de Mondongo. Una obra en tres dimensiones, realizada con plastilina, como en la obra de Berni, rostros de diferentes personas miran a cámara, al espectador, en este caso el escenario de la protesta pública es Plaza de Mayo. 

La vigencia de la obra de Bernie es realmente impresionante, sostienen los artistas.

“Para nosotros la plastilina es un óleo lento, que se mezcla con la mano en vez de con el pincel y lo que pudimos experimentar en esta obra es el desarrollo que venimos haciendo con este material hace 25 años. Cuando comenzamos a conocerla, la usábamos como con chorizos, como la usan los niños. Con el pasar de los años empezamos a ver su generosidad: se puede usar en cantidad de maneras. Cuando ya pensamos que nos había dado todo, surgió esto del pincel que fabricamos en el taller con unas cerdas de metal, que nos permite hacer esfumados. Y en este cuadro pudimos aunar todas las técnicas de la plastilina”, señaló Juliana respecto al material con el que vienen trabajando desde hace más de dos décadas.

 

En el medio de la sala, dialogando con las dos obras, está Villa II, una creación circular de dos metros de diámetro elaborada en plastilina, que revisita el formato clásico del tondo. La pieza es una inmersión en escenas de barrios periféricos de distintos lugares, incluyendo Buenos Aires, Dharavi y Río de Janeiro. Un testimonio que con autenticidad representa la complejidad de comunidades excluidas.

“Entendemos que los temas y las formas que componen este retrato múltiple que es Manifestación se proyectan noventa años hasta nuestra actualidad y continúan teniendo la capacidad de interpelarnos de una manera profunda y bella. La vigencia del cuadro de Bernie es realmente impresionante”, sostienen los artistas.

 

Actividades paralelas

Esta exposición estará acompañada de una serie de actividades de programa públicos, entre ellos ya está confirmada una mesa redonda en torno a la fotografía documental en el registro social y también una clase que dará Laura Isola.

También se editó un libro para el cual se convocó a doce personalidades del arte, del cine, de la literatura para conformar un texto único y coral bajo la premisa de Manifestación.

Asimismo, luego de la apertura de la muestra estará subido a la web del museo el corto documental de 6 minutos que realizó el MALBA en el taller de los artistas, en donde cuentan el trabajo fascinante que hicieron para esta muestra.

Visitas

Jueves a lunes de 12 a 20, miércoles de 11:00 a 20:00. Martes cerrado.

Tickets

General: $ 5.000. Estudiantes, docentes y jubilados: $ 2.500.

Ingreso gratuito. Menores de 5 años. Personas con discapacidad. Malba Amigos.

Miércoles. General: $ 2.500. Estudiantes, docentes y jubilados: sin cargo.