Se inauguró el Salón Nacional de Artes Digitales del IOHM

Hasta el 3 de mayo se puede visitar el Salón Nacional de Artes Digitales «25 Aniversario del Instituto Oncológico Henry Moore».  Doce obras que ofrecen una experiencia estética que invita a reflexionar.

¿Qué une a la ciencia con el arte? Tal vez el pensamiento más común es que están en polos totalmente opuestos, pero esta muestra confirma que no están tan lejanos. Se pueden nutrir uno del otro.  «En el instituto el arte está en todas partes, nuestro lema es: Para que la medicina siga siendo un arte, y nuestro vínculo con ella tiene que ver con la vida y con la contención a nuestros pacientes”, señaló al inaugurar el Salón Nacional de Artes Digitales “25 Aniversario del Instituto Oncológico Henry Moore,  Daniela Gercovich, directora del instituto.

Mariana Yussen, directora del proyecto, explicó el origen del certamen y de este primer salón: “Recordé un libro sobre arte y cultura digital de José Fajardo, este autor, basándose en el Efecto Casimir, en el que la física cuántica demostró que en el universo las partículas reales y virtuales tienen el mismo efecto. Y relacioné la base científica de datos sobre cáncer que el IOHM formó, con el arte digital, que justamente se nutre de datos. En ambos casos se encuentra lo real y lo virtual. Así surgió la idea de realizar este Certamen Nacional de Artes Digitales”.

De izq. a der.: Lic. Mariana Yussen, Lic. Daniela Gercovich, Dr. Edgardo Rivarola, Dr. Eduardo Morgenfeld, M. Eduardo Gil Deza junto a los premiados.

Los datos son la materia prima de la información para los científicos y algo similar les sucede a los artistas digitales, ya que tomar datos de la realidad y captúralos con tecnología digital, les permite crear proyectos que pueden traducir luego a espacios audiovisuales. «Este evento fue el cierre de un año de celebraciones en cuyo marco también presentamos Síntesis, datos inteligentes para la gestión en salud, que contiene información de más de 50.000 pacientes, y todos esos datos, en la era de la big data, de la tecnología y la digitalización, trazaron una línea que nos llevó a culminar en este certamen», aseguró Gercovich.

Alejandro Schianchi, curador del Salón, describe esta muestra como “una experiencia estética que invita a reflexionar, conmover o contemplar y que ubica a las personas dentro de un entramado tecnológico que no pretende dejar de lado aspectos sensibles y humanos».

En el marco de la comunión entre arte y ciencia que existe en el Instituto Oncológico Henry Moore desde hace 25 años, se exhiben doce obras que proponen perspectivas estéticas logradas mediante el uso de la inteligencia artificial, máquinas de corte controladas por computadora, impresión 3D, e imágenes y sonidos procesados digitalmente.

Una experiencia estética que invita a reflexionar, conmover o contemplar», dice Alejandro Schianchi, curador de la muestra.

Las doce obras seleccionadas que forman parte de la exposición son de los y las artistas: Analía Lorenzo, Ángeles Ceruti, Bruno Alejandro Mesz y Sebastián Tedesco, Carlos Bivachi, Dario Sacco, Inés Felici, Janinne Wolfsohn, Juan Rey, Marcelo Emilio Oña,  Mariela Yeregui , Maximiliano Parlagreco y Rocío Valls.

El tema de la convocatoria fue libre y los y las artistas presentaron obras con lenguajes, formatos y procesos digitales tales como: objeto escultórico con tecnología digital, instalación cinética-robótica, inteligencia artificial, arte generativo, visualización de datos, instalación interactiva, instalación audiovisual y video instalación. El jurado fue integrado por: el magister Alejandro Schianchi (investigador y artista), el profesor Daniel Fischer (curador de arte contemporáneo), la licenciada Mariana Yussen (gestora cultural, curadora y docente), la licenciada Alicia Sutton (psicóloga y coleccionista de arte) y el doctor Eduardo Morgenfeld (médico y coleccionista de arte).

 Primer Premio Adquisición y las Menciones Especiales del Jurado.

La magister Mariela Yeregui resultó ganadora del Primer Premio Adquisición, y recibieron Mención Especial del jurado el licenciado Darío Sacco y la magister Janinne Wolfshon.

Yeregui dijo sobre su obra titulada Diario dialogado. Léase antídoto contra el dolor. Tecnología de reparación: «Es el resultado de un proceso largo de enfermedad y tratamientos, en el que, luego de pasar por todo eso tan duro y movilizador, también encontré en el arte un lugar de sosiego, desde donde poder reparar. Por eso arte y medicina están muy pegados en el último año de mi vida. Durante ese proceso escribí diarios y hacía el experimento de mostrárselo al chat GPT: ahí surgió esta obra en la que recojo esos textos y el contrapunto que me hacía la inteligencia artificial. Estoy muy contenta, y sigo creyendo que en todos los gestos del arte hay mucha reparación”.

La muestra permanecerá abierta al público en los espacios públicos de la sede del Instituto Henry Moore ubicada en Agüero 1248 (CABA).

Se puede visitar hasta al 3 de mayo de 17 a 19, con cita previa a paco@hmoore.com.ar.